Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio Más información Aceptar
Consultores de movilidad

18/05/2017

Entrevista a Ole Thorson en La Vanguardia

Entrevista a Ole Thorson en La Vanguardia Entrevista a Ole Thorson en La Vanguardia
¿Barcelona es una ciudad preparada para ir en bicicleta?
La orografía y el clima lo permiten, pero todavía es necesario preparar la ciudad para una buena convivencia
entre ciclistas y peatones.

¿Qué falta, todavía?
Un comportamiento suficientemente cívico y una mayor responsabilidad por parte de todos, ciclistas, peatones y conductores, pero también es cierto que la bicicleta –como también lo hacen las motos y a veces los coches– ha invadido el espacio de los peatones, y es lógico que éstos reclamen recuperarlo, y más cuando en Barcelona son mayoría en cuanto al uso de las calles.

¿A qué se refiere?
El 55% de los viajes que se realizan en Barcelona se hacen a pie y sólo un 2,5% en bicicleta.

¿Ve factible esta convivencia?
Sí, siempre que exista un orden y los espacios donde cada uno circule estén bien definidos, delimitados, señalizados, etc., y haya una comunicación fluida y menos agresividad.

¿Cómo lograrlo?
Por ejemplo, parte del problema de convivencia entre vehículos y bicicletas se resolvería si se extendieran de forma rápida las zonas 30, es decir, las áreas donde se puede circular a un máximo de 30 km/h, y se potenciaran las supermanzanas, espacios más seguros donde la velocidad del coche disminuye. Hoy, con razón, los ciclistas dicen que se sienten inseguros en la calzada, porque los vehículos circulan a demasiada velocidad y de forma agresiva, y hay que darles una solución.

¿Esta solución implica incrementar el número de carriles bici?
Sí, y combinados con más zonas donde se circule a 30 km/h, con una buena señalización, especialmente en los cruces, que son los puntos peligrosos, y que se respeten los pasos de peatones. Tejer una buena red que ayude a una movilidad más sostenible y segura, que los carriles bici tengan su propio espacio en la vía pública, que no invadan el de los peatones o el de los coches, y que sean seguros. Si conseguimos que
circulen menos coches y a menor velocidad, incrementaremos la seguridad.

¿Cuántos accidentes tuvieron lugar en Barcelona en el último año?
Unos 9.000 siniestros con víctimas, con 12.000 heridos; de éstos 1.100 eran peatones. De los 9.000 siniestros, en sólo 500 estaban involucrados ciclistas.

¿Qué acciones se pueden llevar a cabo para reducir la siniestralidad y las muertes?
Incrementar la educación vial y la señalización. Por ejemplo, si introducimos un doble carril bici en una calle, debemos dar mucha información al peatón.
Además, cuantas más bicicletas estén circulando en la calle, los conductores las tendrán más presentea y estarán más atentos. Asimismo, los pasos de peatones deberían ser una parte de la acera, y no de la calzada. Debemos proteger a las personas y planificar la ciudad para lograr que el 2050 sea factible que haya cero muertes de tráfico.

Zero accidentes y con más bicicletas.
Sí, Barcelona debe ir hacia un mayor uso de la bicicleta, porque es un buen medio de transporte amable, sostenible, saludable... pero debe fomentar la convivencia en el espacio público y reducir el uso del vehículo privado por sostenibilidad, seguridad y calidad de vida.