Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio Más información Aceptar
Consultores de movilidad

22/03/2014

200 expertos debaten la movilidad futura

200 expertos debaten la movilidad futura 200 expertos debaten la movilidad futura
El AMB impulsa la redacción de un plan que ordene los desplazamientos en la Barcelona metropolitana.

Las ciudades del futuro disuadirán del uso del vehículo privado, cada vez más limpio, con un transporte público eficaz y sostenible. Esta descongestión devolverá las calles a los peatones y permitirá que la bicicleta como medio de transporte gane más y más adeptos. Con este escenario deseado en un horizonte no tan lejano, el Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) ha impulsado la redacción del plan que marcará la estrategia en materia de movilidad hasta el 2020: el Pla Metropolità de Mobilitat Urbana (PMMU).

El acto de inicio de la redacción, celebrado el pasado 4 de marzo en la sede del AMB, sirvió para poner en común diferentes diagnosis preliminares. «La crisis hace que los recursos sean limitados y una buena planificación será clave», explica Ramon Torra, gerente del AMB, quien considera que Barcelona debería apostar por la movilidad a pie y bicicleta. La jornada no pasó por alto, sin embargo, el resto de aspectos del territorio: transporte público, vehículo privado, y logística y mercancías.

«El PMMU está en fase inicial y tenemos la oportunidad de reflexionar y sentar las bases de la movilidad futura en el territorio metropolitano», afirmó Antoni Poveda, vicepresidente de Transport i Mobilitat del AMB.

Numerosos expertos y representantes de los 36 municipios del área metropolitana participarán en la redacción del PMMU. «Necesitamos reorganizarnos y debemos pensar más en los peatones y los ciclistas, porque es la manera más sostenible y saludable de desplazarse», afirma Ole Thorson, director de la empresa Intra, quien subraya que «el 54% de los desplazamientos en el área metropolitana de Barcelona se hacen a pie». El PMMU recogerá estas y otras propuestas para mejorar la movilidad con el menor impacto medioambiental posible. «Es fundamental hacer actuaciones que no perjudiquen la matriz ambiental del territorio. Vamos en la dirección correcta, pero debemos hacer algunos cambios radicales, valientes», afirma Frederic Ximeno, director del Estudi Ramon Folch i Associats, otra de las entidades invitadas en la redacción del proyecto. Ximeno hace referencia a políticas como el peaje para entrar en el centro de Milán o la imposición de los taxis eléctricos en Nueva York.

Lluís Puerto, director técnico de la Fundació del RACC, también participó de la jornada inaugural. «Como auditores independientes siempre hemos estado centrados en el usuario, con la voluntad de mejorar el transporte, un trasporte más seguro y sostenible», afirma Puerto. «Llevamos cinco años con una caída de la demanda de la movilidad, pero creemos que puede crecer y tenemos que ver cómo podrá ser absorbido por el transporte público», añade el director técnico.

Hacer más sencilla la intermodalidad con conexiones de transporte mejor señalizadas y, en general, mejorar la información al usuario son solo algunos de los puntos a tratar. Y todo apunta que las nuevas tecnologías aplicadas al transporte (Smart Mobility) jugarán un papel clave.